domingo, 6 de abril de 2008

El Principito, de Antoine de Saint-Exupéry

La magía de las pequeñas cosas, de lo invisible, o de lo que no queremos ver. Un cuento que, bajo su apariencia infantil, guarda una reflexión profunda sobre la importancia de las cosas en la vida. Algo que toda persona debería cuestionarse alguna vez, por lo menos. Un cuento increíble que os enseñará muchas cosas sobre la vida, y sobre como vivirla. Os mostrará como saber apreciar las pequeñas cosas, que son las que realmente hacen la vida tan maravillosa como lo es, os enseñará a cuidarlas y a saber apreciar cada uno de sus valores. Un cuento que desde mi punto de vista tendría que ser de obligada lectura para todos, niños y adultos.
Relata la bonita historia de la vida del principito, que viaja a la tierra y vive numerosas situaciones de lo más absurdo, aunque de todas se saca una clara conclusión. La historia es contada por un piloto que se encuentra con el principito cuando trata de arreglar el motor de su avión, averiado en el desierto del Sahara mientras viajaba.
En el cuento, habla sobre la vida del principito, que vive en un planeta con tres volcanes y una rosa, con la que conversa a diario y la cual se convirtió en su fiel compañera. Además, aporta una reflexión bastante profunda sobre cada uno de los personajes con los que se cruza el principito en cada uno de los planetas que visita en su camino: el rey, el vanidoso, el bebedor, el absurdo hombre de negocios, y el tierno farolero, eternamente en plena labor. Al encontrarse con un geógrafo, este le encomienda viajar a la tierra, donde vivirá sus aventuras, y aprenderá a valorar aquellas cosas que las personas grandes llaman pequeñas. Y es que como el principito dijo para sus adentros durante su viaje: las personas grandes son, decididamente, muy extrañas.


3 comentarios:

Anita dijo...

Precioso libro que me enseña cada día...
Yo también hice una entrada en mi blog sobre esta tierna historia...
Supongo que cada uno tenemos cerca, aunque muchas veces no lo veamos, un principito que nos ayuda y enseña a redescubrir el mundo y a volver a verlo con los incansables ojos de un niño...

Un beso!

Loren dijo...

Es un libro precioso; leido y releido muchas veces. Fue el último libro que leyó mi abuelo, yo se lo dí para que lo leyerá y al poco tiempo murió.
Exupery también tienes unos artículos periodísticos muy buenos, en donde cuenta lo que ve desde su avioneta en plena guerra civil.

Un abrazo!

chloé dijo...

Que historia más bella, más sabia y con tanta razón. Sin duda una de las más bellas historias escritas.

He encontrado por casualidad tu blog y me encanta.Me he echo seguidora, ¿Afiliamos?

Un saludo desde http://escritoconhilodeoro.blogspot.com/