jueves, 26 de febrero de 2009

V de Vendetta, de Alan Moore y David Lloyd; o sobre como hacer una revolución

La palabra "revolución" es muy socorrida, y uno de los términos más utilizados, sin que tengamos, apenas, conciencia de lo que significan. Una proceso revolucionario es algo transcendental, capaz de cambiar el mundo. Algo realmente memorable, sí se hace en condiciones. Hoy en día, una revolución suena a algo antiguo: a la revolución francesa o a la bolchevique, ambas causa de un cambio radical en el mundo.
Pero si hoy, en tiempo de crisis aguda, llegásemos a caer -otra vez- en tiranías ilógicas y discriminantes con el diferente; se podría volver a considerar necesaria una rebelión. Eso es lo que plantea la novela gráfica que acabo de terminar, y que me ha entusiasmado, mucho más que la película, que había visto antes de leerlo: V de Vendetta.



La vendetta es un término que significa venganza. Y la venganza, dicen, se sirve en frío. Así parece el carácter del personaje principal del cómic, V, que tras rescatar a Evey, una prostituta de 16 años, de las garras de los agentes del Dedo; trata de legar a la muchacha su ideal revolucionario -con mucho sentido-, para que juntos consigan cambiar el sistema.
La trama es exquisita, dibujada y dialogada con maestría. El personaje central es uno de los mejores personajes que he leído en los últimos tiempos -en eso acierta la película-, educado, apasionado de la cultura, romántico... El final, desde mi punto de vista, es mucho mejor que el de la película, si bien habría suprimido un par de páginas del último episodio -aunque tampoco está mal que aparezcan-. Cuestión de gustos. Minuciosidades.
Nunca me declaré un fanático del cómic. A pesar de ello, este libro va más allá de eso. Este libro cuenta una historia, transmite un ideal. Cuenta la historia de algo que podría pasar en el futuro, si no mantenemos la mente alerta y la memoria fresca. Los ideales nunca mueren.

4 comentarios:

Loren dijo...

Me gustó cuando lo leí, tanto que decidí comprarlo. Pero no hay nada como Maus, ay, Maus, estoy deseando de volverte a leer.
Buena reseña, chaval.

Un fortísimo abrazo.

LaPekeñaSerly dijo...

Es una obra de arte.

Y punto!

Yo al igual que dios, ni juego al azar,ni creo en la casualidad.

Rosalie dijo...

A mí me gustó mucho, la película no le hace justicia (como creo que no se la van a hacer a Watchmen... ay). Hablando de justicia... ¡qué "diálogo" se marca! Realmente sensacional. Lo único que no me gusta es el formato, porque fue el que salió para promocionar la película y es muy pesado e incómodo, pero... qué contenido.

Un beso ;)

TXETXU dijo...

Loren: Es una obra de arte. Sobre Maus, te diré cuando lo lea, pero tiene una pinta muyyyy buena. :D Un abrazo más fuerte aún.

Serly: Sí, lo es.

Rosalie: A mi la película me gustó mucho también. Aunque siempre un libro es infinitamente mejor. Ese dialogo del que hablas es una joya.

Un beso. ;)