martes, 9 de diciembre de 2008

Mi canto al cine

- "¡El cine es una maravilla! ¡El cine es una maravilla!". No me he cansado de escuchar esta afirmación en los últimos días, de la boca de uno de mis amigos de la facultad, aunque a veces pienso que sobrepasa la línea de los amigos (para bien). El espacio en el que la frase caía como si de una bella actriz en la alfombra roja se tratase era la propia facultad, mientras rodábamos nuestro cortometraje B-612. ¡Qué gran experiencia!
Pues si, el cine es una maravilla. Me asombra la capacidad de proyección del cine en las personas. ¿Acaso nadie ha derramado lagrimas viendo la muerte injusta de algún personaje, en la ficción? Seguro que tú, que ahora estás perdiendo el tiempo en leer esto, lo has experimentado no hace mucho. El cine tiene un poder enorme de influencia en la humanidad.
¿No te ha pasado nunca que, caminando en un día lluvioso has decidido ponerte los cascos y escuchar alguna melodía de piano, con lances melancólicos, sólo porque en tu película favorita hay una escena igual? Estoy seguro de que, si no tal cual, algo parecido te ha pasado. Tanto influye el cine en las personas, que algunas hacen suyas las películas y sus mejores frases. Así, no es extraño ya observar una pintada en la pared que rece cualquier frase cinematográfica: Yo, al igual que Dios, ni juego al azar ni creo en la casualidad o Sin ti, las emociones de hoy no serían más que la piel muerta de las de ayer, entre otras. Existen personas que comparan el cine con la propia vida, como el director Passolini –del cual vi hoy Encuesta sobre el amor, en mi asignatura de Historia del Cine-, que la describe como “un gran plano secuencia”. Hace escasos días, José Luis Borau ingresó en la Real Academia Española; y su discurso de ingreso fue un auténtico canto al cine. "Al cabo de un siglo largo de vida, el Cine ha marcado la forma de hablar y de escribir con huellas más abundantes y profundas de lo que pudiera parecer a simple vista" -dijo el reciente académico. Yo, a mi humilde modo, lanzo hoy otro canto al séptimo arte, que constituye un enorme patrimonio intelectual y artístico, muchas veces injustamente despreciado.

6 comentarios:

LaPekeñaSerly dijo...

Como siempre, no puedo evitar estar deacuerdo contigo.

A veces somos nosotros los que queremos tener vidas de película, sin necesidad, porque cada uno está viviendo la suya sin más.

El cine por ser un arte (como la literatura o el teatro) tiene el don de la mímesis y eso lo hace mágico. Llorar, sufrir,reir e incluso enamorarse de aquel que no existie (ya sea V o Amelie, por los ejemplos de frases de tu texto)es precioso


Qué más puedo decir?

Ah si, que me invites al cine ;-)

Un besito

Loren dijo...

Claro: el cine es una maravilla ;-)

Es, junto con la literatura pero ésta en menor medida, lo que más me ha salvado la vida. Cuando estoy mal, no hay nada como ponerse El apartamento, Hannah y sus hermanas o El chico para recoger las fuerzas suficientes para seguir bien.

Ya te dije que estaba escribiendo una ponencia sobre El cine y la infancia, el tema para mí es tan importante, va tan ligado a mi vida, que me veo incapaz de pasar del medio folio. En fin...

Un fuerte abrazo.

Mariana Alvez Guerra dijo...

A mí me encanta el cine y la magia hacia donde te lleva. Y es cierto, a veces ciertas obras cinematográficas son dejadas de lado, quizás por no ser demasiado marketineras, por así decirlo. Te mando un abrazo, nos vemos.

MOT dijo...

El cine es mágico y nos ayuda a sobreponernos o a evadirnos de nuestra realidad.

Relacionandolo con tus estudios he de decir que también tengo un proyecto de la psicología a través del espectador del cine y en mi grupo, haremos un teatro cuyo tema será el amor. Personificaremos películas :) Ya te diré cual es mi papel :)

Bonito canto ek de hoy, pero aún así espero saber más de ese famoso corto.


Un besin(K)

Laura dijo...

Yo también estoy de acuerdo contigo...
Disfrutemos todos con el cine.
(con el cine bueno, porque hay por ahí cada película...)
:)

TXETXU dijo...

Serly: Hasta ese punto llega la influencia del cine en nosotros... Es interesante eso que dices. Te invitaré pues al cine.

Loren: Tu frase es practicamente la mayor inspiración de este texto. Grabando el corto y viendo fragmentos de películas en tu casa lo he pasado genial amigo.

Mariana: Gracias por pasarte. Es verdad lo que dices sobre las obras no comerciales, por así llamarlas. Un beso.

MOT: Ya habrás conocido el corto, pero aún así, gracias por el interés. Ya me contarás tu papel, entonces, espero. :)

Laura: Disfrutemos del cine tanto como de la vida. Dos maravillas. Un beso.