domingo, 26 de abril de 2009

Desasosiego

Llueve constantemente. Desde aquella noche fría las gotas no delegan de repiquetear en el cristal de la ventana. Ya me he acostumbrado a su serenata pesarosa. Llueve, como si el agua estuviese castigando la ciudad, que recomienza a desteñirse. Llueve como si el espíritu de capitales como Londres o Lisboa hubiese tomado el cuerpo intangible de Madrid. Llueve de forma desasosegada. Y yo, mientras, llevo desde ayer sin quitarme una imagen de la cabeza.
Es una fotografía tomada en La Habana en el año 1954, en la que aparece una prostituta en un antro de mala muerte, con la mirada perdida en unas cuantas copas y una botella semivacía. Se me quedó cincelada en la memoria por varias razones. Estoy leyendo estos últimos días algunos de los fragmentos que legó Pessoa en su Libro del desasosiego –en el que tanto habla de lluvia, por cierto. Pues bien, al advertir la instantánea pensé que ella podía ser la perfecta representación icónica de dicha palabra.
La palabra en cuestión se me antoja muy sentimental. En muchos intervalos no sé cuál es la sensación que empantana mi cuerpo, cuando tal vez esté sufriendo ese desasosiego del que hablamos. Lo cierto es que la mujer de la imagen encierra mucho más de lo que muestra. Su mirada perdida así lo corrobora.
La fotógrafa supo captarla, pero bien es cierto que todo lo que oculta no lo recoge el retrato, acaso su creadora. A veces me gustaría poder saber los desvelos que esconde una fotografía de Eve Arnold, una novela de Stefan Zweig, una pintura de Picasso, un poema de Alfonsina Storni, o simplemente tu profunda mirada.


Prostituta en un bar de La Habana, 1954
Fotógrafa: Eve Arnold

7 comentarios:

LaPekeñaSerly dijo...

No conocía la fotografía y me encanta. Tu reflexión es cuanto menos ineteresante, aunque creo que lo que refleja no es desasosiego...no sé. Tendré que buscar un sustantivo. =)

Un besitoo

Zow dijo...

es cierto
la lluvia tiene tranquilidad y pasado
y huele
como la foto de Arnold, que huele a bares y pianos

que la lluvia limpie todo lo sucio de las calles hermano

Leteo dijo...

Pues a mí la fotografía me ha recordado inmediatamente "La absenta" de Degas: http://contenidos.educarex.es/mci/2004/44/@rt.com/Impresionismo_y_postimpresionismo/images/Degas_Bebedora_absenta_jpg.jpg

MOT dijo...

Saber la esencia de cada obra ayuda comprender mejor aquello que quiere transmitirse... pero imaginar lo que quiere decir, la indirecta, trascender tu vida a la imagen o verso... es inigualable.

Tu lo hiciste con el desasosiego, la lluvia y la prostitua.

Un besin

Diego dijo...

Yo creo que así quiso captarla la fotografa. No debería crear desasosiego sino tranquilidad el no saber pues si llegásemos a conocer tales desvelos el mundo perdería su sentido..

Un abrazo amigo!

**Uxia Romasanta** dijo...

Quizas hayas escrito estas letras sin ánimo de investigar como te quedarían las frases, las palabras... Intuyo, incluso, que la descripción de la lluvia ni siquiera la has meditado...¿ o me equivoco?
Hoy el día está gris, como si quisiera llover.
Leer como sientes la lluvia, como se te antojan las palabras y como buscas dentro de ese pantano la causa que te embarga me hace pensar en como y cuanto evolucionas, como tejes las palabras justas y necesarias para trasmitir esa tristeza, es eno saber donde andas...la enorme capacidad que tienes para trasmitir...
Mis más sinceras felicidades.

TXETXU dijo...

Serly: La fotografía es preciosa. Búscalo entonces. ;)

Zow: Huele a lluvia, ese olor tan... único, ¿verdad? Y todo lo sucio de nosotros mismos amigo. Mucho más importante a veces.

Nacho: Es posible que tengan algo en lo que parecerse. :)

María: Trascender algo al papel es maravilloso, pero igual pasa con la fotografía, por ejemplo. :) Gracias.

Diego: Es interesante lo que dices, aunque no creo que llegase a tal extremo el mundo. De todas formas, ¿qué sentido tiene ahora en muchas ocasiones? Un abrazo.

Uxi: Casi lloro con tu comentario. De verdad te lo digo. :) Muchísimas gracias escritora. Un besazo enoooorme.