jueves, 24 de septiembre de 2009

La dócil expiración del presente

Cada día morimos un poco. Cada paso de peatones por el que cruzamos, cada cucharada de azúcar que vertimos a nuestro café, cada instantánea que tomamos con nuestra cámara; es una muestra de que ella nos está ganando la partida con jugadas encubiertas, que casi hacen que nos olvidemos de que ronda por ahí.

Los días pasan, y en el cómputo global, siempre la noche acaba abatiendo las horas de luz. Es la ley tácita. Hay que saber vivir con lo que se tiene y ser feliz, porque, al final, cualquiera enfila el camino hacia el destino común. Es eso lo que nos hace emocionarnos con las pequeñas cosas, lo que nos lleva a levantarnos pensando en el lujo que es saber que tienes a tu mejor amigo a la distancia de tan sólo una puerta, o nos conduce a entrar a una tienda de golosinas para pedir un caramelo con el sabor de sus labios. Porque eso también es felicidad. Y ser feliz es aprovechar bien el tiempo y todo lo que él nos depara.

Somos el tiempo que nos queda. Y el camino que se nos alarga a cada momento delante de nuestros ojos incrédulos. Hace poco escuchaba que la felicidad es el propio camino, que no existe ninguna meta para con esta causa. Por eso es harto importante saber leer las miradas, los gestos, saber interpretar una leve caricia sobre nuestra mano. Porque todo eso termina por pasar y no nos queda nada, acaso el vago recuerdo de haberlo disfrutado por unos instantes.

Mi padre siempre abogaba por saber detenerse en el momento idóneo, por nunca dejarse llevar por esa prisa que ahoga las inertes vidas de los que nos rodean. Por eso ahora acostumbro a detenerme a observar cómo juegan varios niños, cuya vida queda casi al completo por delante, a mirar al cielo y buscar una sonrisa cómplice que sé que en un momento u otro llegará. O simplemente me detengo a contemplar cómo la chica a la que espero viene hacia el lugar donde estoy sentado, su vaivén al andar, y cómo una sonrisa va apareciendo en su cara según va acercándose a mi posición. Pues eso también es ser feliz. De verdad.

Mejor es no confiar en Mañana. De cualquier manera es imposible conocer si éste llegará. Al fin y al cabo, dejamos de vivir todos los días durante unas horas, las cuales no es posible predecir si se convertirán en eternidades. Y llegará un momento en el que a la hora de volver a renacer nos hagan leer una inscripción que rece: No hay mañana.

4 comentarios:

Loren dijo...

Vivo mucho en el pasado porque presupongo que tengo un largo futuro por delante. Supongo que las personas que saben que no les queda mucho futuro, intentan agarrarse con fuerza al presente, pero el presente no existe, es inasible, se nos va de las manos como el aire.

Un abrazo presente que ya deja de serlo.

Leteo dijo...

Eso es porque cuando consigues agarrar el presente ya ha mutado, no es que no podamos cogerlo, es que en nuestras manos caduca.

Arianne dijo...

Claro que se nos va de las manos como el aire...inmediataente forma parte del pasado. Sin siquiera uno darse cuenta.
Hermoso texto, señor txextu. Como siempre. Sigue usted un camino imparable. Muchos saludos.
Por cierto, tengo lista mi narración conjunta...te acuerdas de aquello que habíamos hablado? Besotes!

TXETXU dijo...

Loren: Pero vivir en el pasado puede traer consecuencias a veces. El presente se va, eso es innegable, pero el futuro viene, y luchar por moldearlo es un reto.
Un fortísimo abrazo amigo.

Leteo: Me gustó muchísimo tu aportación. Hacemos que el presente caduque, muy interesante.

Arianne: Mándame tu narración al correo en cuanto puedas. =) Gracias por seguir pasando siempre. Un beso.