martes, 9 de noviembre de 2010

Cartas en el bolsillo

Le compré una parca negra a un tal Horacio Oliveira. Encontré en el bolsillo interior, al día siguiente, esta carta, en cuatro dobleces:

"Maga: los dos lo sabemos. Nada de lo que estamos viviendo quedará escrito en los libros, tal vez y como excepción si llamamos a este conjunto de papeles rayados de tal manera. ¿Te das cuenta? Nuestro amor nunca se transformará en ninguna novela. Quizás porque no debamos llamarlo así, el amor es para aquellos que necesitan papel rayado para escribirse. Y yo no estoy escribiéndote sobre amor, ni siquiera sé si lo estamos o no. A mí lo que me trae la felicidad es encontrarte cuando jugamos al “punto de encuentro”, y toda la ciudad es nuestro damero. A mí no me da la felicidad una hora y un lugar, ni saber que nos cruzaremos allí sin más posibilidad. Insensatos. Eso es para personas de otra pasta, para gente tipo. Yo prefiero el riesgo de no encontrarte una tarde, para así aprovechar cada momento y cada esquina de la ciudad, que es maravillosa, cuando sí nos encontramos. Yo te prefiero a ti sobre el resto, sabiendo que puede llegar un día en el que tú dejes de pensar lo mismo que yo. Pero merece la pena arriesgar, merece la pena la magia y el consuelo que ofrece la opción de conquistar la ciudad cualquiera de estas noches…"

4 comentarios:

María Tirado dijo...

hola, me gusta mucho tu blog y la forma en que escribes. espero leer mas de ti luego. aqui te dejo el mio por si deseas pasar, espero que te guste!

http://abzurdahzenizientah.blogspot.com/

besos y abrazos!!

Loren dijo...

:)

MoT dijo...

La magia es magia porque no dura para siempre... sólo son esos instantes. Lo son todo.

Me gustó mucho.

Un besito

Jesús V.S. dijo...

María Tirado: Hola. Muchísimas gracias. Me pasaré a menudo por el tuyo.

Loren: ¿Qué gran libro, verdad? Siempre recordaré nuestra lectura. ;)

María: Por eso es magia, efectivamente. Si no sería rutina. Muy buena apreciación. Gracias como siempre. Un besazo.