domingo, 11 de octubre de 2009

De los primeros momentos

Empezar a conocer a una persona es una experiencia única. Por eso de que cada uno somos un mundo distinto al resto. Cuando conoces alguien e intuyes que cabe la posibilidad de que se establezca un vínculo duradero en el tiempo, todo son primeros momentos. Tan sólo por ellos merece la pena la incursión en nuestra vida de gente nueva.

Los primeros momentos son especiales. La primera vez que surge una mirada cómplice con alguien que acabará siendo tu amigo confidente; el primer beso, ese en el que todos pensamos cuando alguien nuevo nos atrae; las primeras palabras afectuosas de un hermano pequeño cuando empieza a crecer, las primeras caricias en el cuello en una noche de poemas… Millares de momentos inéditos aguardan a los contendientes que se decantan por el primer asalto.

Así, aquella mañana ella se había levantado con un claro sentimiento de morriña que no alcanzaba a explicarse. El café le supo a esa especie de soledad que nos invade cuando hemos pasado la noche con alguien que al amanecer ha de marcharse. La radio sonaba distinta, después de tanto tiempo monótona. Pero aquella especie de añoranza era resplandeciente, pues sabía que le aguardaba, al menos, una conversación al final del día.

Pensó en cuanto detestaba los primeros días de la rutina, que este año le resultaba aún más diferente. Su vida había experimentado cambios notables desde el principio del curso anterior hasta este. Sin embargo, esos cambios habían llegado para bien, y se sentía cómoda consigo misma y su entorno.

Se decidió por coger el teléfono. Necesitaba hablar con alguien y optó por el número de una reciente amistad recuperada. Le contó lo que sentía, al tiempo que aquella conversación le indujo a valorar aquella amistad mucho más.

- ¿Sabes, Natalia? Es la primera vez que me hablas de algún chico…

Los primeros momentos…

5 comentarios:

Arianne dijo...

Sobre todo ahora, despues de un largo tiempo...recuerdo aquellos momentos en los que conocçi a grandes amigos. De algunos ya no recuerdo ni el dia, porque ya vienen de la infanica. De otros si, y la verdad es que concido contigo en que es algo asi como magico. Mil besosª

Sunrise dijo...

Me ha encantado lo que has escrito y cómo lo has escrito, como siempre. Son bonitos esos primeros momentos en que notas que algo nuevo y bueno empieza a surgir. Normalmente, cuando el tiempo ha pasado, olvidamos lo malo y esos buenos momentos, y esos principios, son los que nos hacen sonreír.
Besos.

Anónimo dijo...

Los primeros momentos hay que saber mantenerlos siempre,todos los días son primeros momentos con la gente que de verdad quieres y te quiere.Me gusta mucho..... La hermana de Ana ( No es anónimo,es que no tengo cuenta....)

Lucía N dijo...

Es cierto, hay cafés que saben a soledad, saludos que saben a despedida y rutinas que saben a sal.

Los primeros momentos tienen algo de atracción.

¿Qué tal Carver?

Un beso.

TXETXU dijo...

Arianne: Sí, además hay momentos en los que parece como si se activase algún tipo de resorte en tu cuerpo que te hace saber que lo recordarás después. A lo mejor es cosa mía... Un beso. ;-)

Sunrise: Yo pienso de manera idéntica: al final nuestra memoria tiende a recordar las cosas buenas. Muchas gracias por seguir viniendo. Besos. =)

Anónima ;-): Me parece muy interesante eso que has comentado. Siempre hay algún primer momento con tu gente. Muchísimas gracias por pasar por aquí. Me hizo muchísima ilusión. =)

Lucía: Es cierto, sí. Los primeros momentos son especiales, alguno recuerdo en el que también estás tú. ;-)

Por cierto, Carver está aún sin empezar apenas. Es que a la vez estoy leyendo los Papeles inesperados de Cortázar, y este finde he dedicado muchos ratos a ello. =)

Un beso Lucía.